S'ha produït un error en aquest gadget

dissabte, 27 de novembre de 2010

Los libros de texto a examen

La pasada noche tuve un sueño,sí un sueño. Entraba en una clase de Primaria y el maestro no disponía de libros, no había lista de reyes godos, no se memorizaban las partes del cuerpo humano, ni las capitales de Europa.

En aquella clase el profesor, sin libro de por medio, interactuaba con los alumnos y enseñaba las sumas, las restas, las multiplicaciones y las divisiones a los niños con mucha destreza y mucho trabajo. El profesor hizo de su clase de matemáticas, una gran tienda donde los niños y niñas podían comprar todo tipo de alimentos y así practicaban las cuentas, que pueden encontrarse a la hora de comprar en cualquier supermercado, en vez de enfrentarse a problemas que vienen guiados por un libro, el profesor con destreza e imaginación les planteaba los suyos.

Los libros de texto nos han guiado desde tiempos inmemorables a los maestros para impartir las enseñanzas. Pero los tiempos han cambiado mucho y debemos considerar que el mundo ha avanzado mucho e Internet y las Nuevas Tecnologías ocupan un puesto elevado en nuestra sociedad.

¿Eso quiere decir que se sustituyan los actuales libros de texto por libros digitales? No tenemos porqué. En vez de tanto contenido que no sirve para nada en la formación del niño. ¿Por qué los profesores no creamos nuestras propias formas de enseñar sin libros? Con astucia, imaginación y teniendo en cuenta que nos encontraremos con multitud de obstáculos que habremos de salvar.

En el mundo por desgracia, el poder económico lo mueve todo y las editoriales constituyen un nivel muy fuerte de monopolio comercial a la hora de cambiar la pedagogía a utilizar. Las editoriales mueven cada año unos 900.000 millones de euros. Hay escuelas que por sus ideales tampoco lo ponen fácil, para que los maestros adopten sus propias iniciativas en la enseñanza y no les permiten innovar.

También habría que tener en cuenta, las probables reticencias de algunos padres que se creerían en inferioridad de condiciones, respecto de otras escuelas donde sí que se impartieran las clases con libros de texto. La administración también tiene parte de culpa marcando un diseño curricular base, con poco márgen de maniobra para los docentes. ¿Deberían los gobiernos decidir sobre los currículums de todos?

Los maestros deberíamos preguntarnos si los libros de texto nos llegan a controlar en cierta medida, ya que somos un sector que no se tiene en cuenta para la construcción de dichos libros y somos tan solo el brazo ejecutor de la pedagogía escolástica.

Si nos unimos todos los maestros y creemos que otra forma de enseñar es posible, seguro que mi sueño algún día se podría hacer realidad.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada